El Desarrollo Personal es una necesidad

¿Has tenido alguna vez la sensación de vivir desbordada por las situaciones familiares, laborales o de amistad a las que te enfrentas día tras día? ¿Te has sentido en algún momento al borde del naufragio, como un bote a la deriva?

 

El momento y lugar que nos ha tocado vivir nos enfrenta a diferentes situaciones que exigen de nosotros respuestas cada vez mas complejas. Esas situaciones nos hacen poner en juego todas nuestras capacidades, lo que acaba provocando un agotamiento no solo físico sino también emocional y mental.

 

¿No te has preguntado alguna vez porqué la vida viene sin un manual de instrucciones? ¿No sería mas fácil resolver los problemas a los que nos enfrentamos si pudiésemos recurrir al libro de soluciones?

Es muy probable que todo fuese mas fácil de ese modo, sin embargo nos privaría de nuestra evolución, de nuestro desarrollo, de nuestro crecimiento y por tanto de nuestra creatividad. Porque es poniendo en juego todas nuestras capacidades que maduramos. La misma exigencia que nos agota nos invita a crecer.

 

Desde que somos concebidos vamos desarrollándonos gracias al intercambio con el exterior y ese crecimiento se produce de manera natural hasta convertirnos en adultos. Nuestro cuerpo crece gracias a que lo movemos y lo alimentamos, nuestra mente se desarrolla gracias a que estudiamos y reflexionamos y nuestro afecto aumenta gracias al contacto con nuestros semejantes. El problema es que éste desarrollo natural finaliza con nuestra niñez y no volvemos a revisarlo mas a excepción de nuestra etapa adolescente. Y así estamos, adultos maduros con herramientas que aprendimos a utilizar en la época escolar y en el instituto. Es por eso que nos sentimos desbordados, nuestras herramientas ya no nos sirven.

 

El desarrollo personal nos ayuda a crecer cuando ya hemos crecido. Hasta hoy el desarrollo personal era para aquellas personas que pasaban por situaciones realmente difíciles como la muerte de seres queridos, enfermedades graves o situaciones de desamparo o ruina (material y emocional). Sin embargo el desarrollo personal nos permite prevenir esas situaciones enseñándonos las herramientas y los ejercicios que nos van a mantener en forma física, mental y emocionalmente. El desarrollo personal no solo es útil para enderezar lo que se ha torcido sino que nos ayuda a que no se tuerza nada.

 

En este momento el desarrollo personal se impone como una necesidad psicológica y se entiende como un aprendizaje de habilidades físicas, emocionales, sociales y mentales.

 

Las habilidades físicas se ocupan de todo aquello que tiene que ver con el mantenimiento de nuestra salud física, la salud de nuestro organismo e incluye adquirir hábitos que conduzcan a una correcta alimentación, a un suficiente descanso y a una actividad física saludable.

 

Las habilidades emocionales y sociales se ocupan del desarrollo de nuestra inteligencia emocional a través de la autoconciencia y la autogestión de nuestros sentimientos y emociones así como incrementando nuestra conciencia social y la gestión de nuestras relaciones interpersonales.

 

Las habilidades mentales abarcan todo lo que tiene que ver con el análisis, la reflexión, la toma de decisiones y nuestra creatividad y contribuye a elegir con mas criterio, tener en cuenta mas perspectivas y realizar acciones mas eficaces y positivas.

 

En definitiva el desarrollo personal, si se aborda desde una perspectiva integral, contribuye a que vivamos de una manera mas plena y en armonía con nosotros mismos, con nuestros semejantes y con nuestro entorno.

 

El desarrollo personal nos enseña la manera de afrontar esas exigencias diarias para que nuestra vida llegue a buen puerto.

Jesus Melendo
hola@alanadesarrollointegral.com
No Comments

Post A Comment

X