Desarrollo Personal, Psicología y los Siete Enanitos

Aunque seguro que hace mucho tiempo que no ves la película, estoy seguro de que si te pregunto por el enanito de Blancanieves que más recuerdas no tardarás en responderme. Y también es muy probable que te halla venido a la memoria el enanito mudito. Existe una razón para que esto suceda y es porque cada personaje esta caracterizado para conectar una parte de nosotros y como esa película la solemos ver de pequeños, ese es el personaje con el que nos sentimos mas identificados. Si viésemos la película de nuevo nos llamaría la atención cualquiera de los otros enanitos.

Como en la mayoría de los cuentos infantiles, cada uno de estos personajes simboliza algo en concreto y una manera de enfrentarse a las cosas, una personalidad; el inteligente, el enfadado, el feliz, el perezoso, el tímido, el mocoso y el mudito. Sin embargo esa es una forma muy simple de ver su simbolismo pues no son personajes independientes que lleven una trama individual sino que los siete actúan al unísono como si fuesen un solo individuo: viven en la misma casa, se levantan y se acuestan a la vez y los siete trabajan en lo mismo, sacan diamantes de la mina.

¿Y si los siete enanitos fuesen un solo individuo? ¿ Y si los siete enanitos no representasen personalidades diferentes sino aspectos diferentes de una misma personalidad?

La idea de que dentro de nosotros existan varias personalidades no es una idea nueva, el psiquiatra italiano Roberto Assagioli (1888-1974) las denominaba subpersonalidades y la psicoterapia cognitivo-analítica lo denomina multiplicidad del self. Esta idea de las múltiples personalidades explica que nuestra forma de ser y actuar no está determinada por una sola forma de ver las cosas sino que nuestra forma de ser es mas como una cuadrilla de trabajo que convive dentro de nosotros y que utilizamos para relacionarnos con los demás.

Según el psicólogo Hurbert Hermans, esta forma de ver la mente humana se caracteriza, entre otras cosas, por estos principios:

– Cada una de estas partes de nosotros tiene voz propia, es decir, su historia, sus motivaciones, sus ideas, sus emociones…
– Cada una de estas voces puede dialogar con el resto, en forma de dialogo interno.
– Estas partes coexisten y se activan de forma alternativa.
– Cada una de estas voces internas tienen un correlato externo en la forma de los distintos papeles sociales (madre, padre, trabajador, amigo…)
– Estas partes son relativamente autónomas y no existe una voz central que las coordine.

Entonces, si dentro de nosotros existen diferentes partes que actúan de manera mas o menos independiente y ninguna domina a las otras, ¿quiénes somos realmente?

Esta es una de las preguntas básicas que se ha hecho el ser humano a lo largo de la humanidad y que a tratado de responder de maneras sutilmente diferentes. Las grandes tradiciones espirituales hablan del Testigo que ve la realidad, la cultura clásica habla del Principio Rector, la psicología lo llaman Self real y el moderno movimiento del desarrollo personal le da el nombre de Ser Esencial.

Tras estos nombres se esconde la idea de una Voz Propia así, con mayúsculas, esa parte adulta, madura, comprensiva y compasiva capaz de coordinar el resto de voces para que todas se expresen en el momento adecuado, con la intensidad adecuada y del modo adecuado. Para conseguirlo tenemos que seguir unos pasos determinados que también han sido descritos de maneras diferentes por distintos caminos.

En Alana hemos destilado esos caminos para ofrecerte un nuevo sendero por el que llegar a descubrir, reconocer y utilizar esa Voz Propia para que consiga que la cuadrilla de enanitos siga trabajando al unísono y extraigan de nuestro interior el mas precioso de todos los diamantes.

Jesus Melendo
hola@alanadesarrollointegral.com
No Comments

Post A Comment

X