Acompañamiento Integral, Gurús y Sancho Panza

Tengo un recuerdo entrañable de la serie de dibujos animados sobre El Quijote, en especial de Sancho Panza. Quizá fuese la maravillosa voz de Antonio Ferrandis; quizá ese aspecto sencillo y bonachón; quizá esa sensatez calmada con la que manejaba las ideas locas de su señor Don Quijote. En cualquier caso,  la figura del peculiar escudero siempre me ha parecido especial, ya que con su sabiduría popular y su sentido práctico era capaz de orientar a Don Quijote y darle sabios consejos, que su señor no seguía. Como declara Max Aub “Sancho es el lazarillo de su amo ciego; le advierte de las realidades mas evidentes, que Don Quijote niega porque no las ve”.

 

Si comparamos esta labor de Sancho con la de los gurús o maestros espirituales de moda, podemos advertir notables diferencias. Estos nuevos maestros tratan de hacernos cambiar de visión un poco a la fuerza, así , de golpe.  Sus charlas y consejos están orientados a desmontar nuestro pensamiento, nuestras ideas que no está mal y es parte de su labor, claro está pero ellos concluyen por nosotros que su filosofía es la que vale, que solo ellos tienen la verdad y que cualquier otro que no diga lo mismo está equivocado. Mientras el buen Sancho advertía a su señor de que lo que veía eran molinos y no gigantes, un gurú que se precie agarraría las riendas del rocín y le daría media vuelta bajo la amenaza de que abandonará a su pupilo si no sigue sus consejos.

 

Esto que parece exagerado es más común de lo deseable ya que pocos maestros, gurús o mentores alientan al pensamiento crítico de sus pupilos por miedo a que caigan en la cuenta de que aquello que les predica no sea del todo como dicen. Si a eso le sumamos una personalidad egocéntrica ávida de “me gustas” y seguidores en las redes, ansia de poder y necesidad económica, tenemos un cóctel explosivo. Ya Krishnamurti nos puso en aviso: “La verdad es una tierra sin caminos”, así que tienes que atreverte a buscar tu propio rumbo, si bien eso no significa que tengas que caminar solo.

 

El acompañamiento integral trata de convertirse en ese escudero que acompaña al caballero andante; que tiene sus armas siempre listas para cuando el señor las necesite y que advierte de las ilusiones que el caballero ve, en lugar de la realidad que acontece. Este acompañante buscará la mejor herramienta para el combate pero se mantiene al margen, la lucha es del caballero, es el hidalgo el que debe matar al dragón.

 

Si precisas encontrar un escudero espiritual ten en cuenta las características que les definen:

 

– Tiene una presencia profunda y estable.

– Posee una amplia gama de perspectivas.

– Tiene una mayor autoconciencia.

– Tiene sensibilidad y habilidad para trabajar con múltiples cosmovisiones y tipos de personalidad.

– Usa de manera precisa la atención.

– Alienta el pensamiento crítico.

– Se comporta con compasión y cuidado en las relaciones interpersonales.

 

Es de gran ayuda encontrar acompañantes en nuestro camino hacia la verdad, y asegurarnos de que nos van a dejar ser nosotros mismos, que van a estar ahí cuando nos equivoquemos y nos lastimemos, sin rencores ni juicios, es una cuestión fundamental.  Trata de ser quien realmente eres y no seas la copia de ningún gurú.

Un saludo

 

Jesus Melendo
hola@alanadesarrollointegral.com
No Comments

Post A Comment

X